ASÍ ES LA GUERRA

Siete días después del apagón nacional conversé con tres amigos habitantes del este, oeste y centro de la ciudad de Caracas (pudiente, semi-pudiente y muy poco pudiente). Uno de ellos, sr. Carlos (desafecto al gobierno del Presidente Nicolás Maduro y al Chavismo), muy desencajado por cierto, narraba desaforadamente los momentos de tensión que vivió durante el apagón. Resaltaba lo tenebrosa que se sentía la calle a cualquier hora del día, pero más aún, al entrar la noche. Inclusive señalaba que esperaba con estupor, hermetismo, y terror la agresión militar que consideraba debía ser una opción en la mesa.

El otro amigo es biconceptual y algunas veces ni-ni (Juan, semi-pudiente), narraba con mesura lo dificultoso que fue atender la emergencia familiar esos días. Él (nos decía) habita en el PH de un urbanismo de 14  pisos y 4 torres, el tanque de agua de la urbanización puede abastecer durante tres días máximo si hacemos uso racional del preciado líquido, las lámparas de emergencia no le hemos hecho mantenimiento, no contamos con planta eléctrica, pero gracias a Dios teníamos servicio de gas.

Continúa diciendo: bajar y subir todos los días 20 escalones por piso no es nada fácil, menos aun si llevas algo en la mano; para colmo, es poco lo que puedes hacer en la calle, porque los cajeros, puntos de ventas, bombas de gasolinas, automercados, servicio de agua potable, internet, medios de comunicación (a excepción de radio de pila o vehículos) estaban sin funcionamiento producto del apagón. Cierra su narrativa  afirmando “la verdad es que no hay nada más terrible que sentirse una coma en el universo, tener poco acceso a información veraz y oportuna en momentos como esos, incrementa los niveles de angustia y estrés. Es inhumano que hayamos vivido momentos tan desquiciados como estos. ¿No te parece?” pregunta a Aranguren, quien es simpatizante activo del Chavismo y de la Revolución Bolivariana. —Claro que sí. Yo también lo sufrí.

Los tres comienzan a debatir las razones de las causas del apagón. El sr. Carlos sostiene que el responsable es el gobierno; Juan, a pesar de tener una actitud más ponderada, está de acuerdo con Carlos en un 50%, y Aranguren  responsabiliza al autoproclamado y a los EEUU. En fin, ellos reflejan la matriz de opinión sobre el apagón nacional.

Me consultan sobre quien considero es el mayor responsable del apagón, a lo cual respondo: es público y comunicacional el asecho del que es víctima el pueblo venezolano, por parte de la corporocracia norteamericana, sus gobiernos satélites y la oposición nacional. Basta con revisar la historia reciente para constatar lo agresivos que han sido desde que la Revolución Bolivariana asumió el poder.

Si tiene dudas sobre lo agresivos y violentos que han sido, observen los dos últimos ataques recientes: la ocurrida en la frontera colombo-venezolana, donde se libró la batalla de los 4 puentes y el magnicidio en grado de frustración en contra del presidente Nicolás Maduro y el Alto Mando político-militar, donde investigaciones no gubernamentales, sino privadas no pro-gobierno, señalan la participación de enemigos de la Revolución Bolivariana en cada una de ellas. El New York Times confirma que quienes quemaron los camiones en el puente Santander fueron desafectos al gobierno, mientras que CNN publica un vídeo donde sujetos asumen la autoría del magnicidio, vale decir, echan por tierra el supuesto falso positivo montado por el gobierno. Y, con relación al apagón los tweets de Marcos Rubio, John Bolton y el autoproclamado dejan entrever su participación en este hecho tan deplorable, despiadado y lamentable del que fueron víctimas el pueblo chavista, no chavista, biconceptuales y ni-ni.

Mi consideración, es que estamos obligados a aislar a los ultrosos, facinerosos y apátridas para neutralizar una de la opciones que maneja la corporocracia, el autoproclamado, algunos descocados opositores e inclusive, el mismo sr. Carlos, antes del apagón; de lo contario pudiéramos estar en el preámbulo de una guerra convencional que como bien sabemos traería muchísimas más calamidades, desastres y secuelas al pueblo venezolano. Los invito a reflexionar sobre las consecuencias de la guerra. El apagón y lo vivido estos últimos 6 años es un minúsculo preámbulo.

Revisemos las consecuencias de la guerra: en Siria (hasta 2015 más de 250.000 víctimas donde más de 74.400 eran civiles y más de 12.500 niños) Irak (250 mil civiles), Libia (desde los primeros bombardeos hasta el año 2015 alrededor de 35 mil civiles murieron) y Ucrania (10 mil muertos aproximadamente). Como observan son desalentadoras y dramáticas, sin contar las pérdidas materiales donde analistas consideran que deberán pasar no menos de 15 años para mostrar alguna mejoría en infraestructura y servicios, además de tres generaciones para minimizar los daños psicológicos del pueblo. Allí  han pasado penurias y  muertos, afectos y desafectos al gobierno de cada uno de esos países. ¿Saben por qué? Sencillo, así es la guerra, no discriminan entre aliados o no aliados, chavistas, opositores, biconceptuales y ni-ni, si necesitan algún hecho más contundente para aceptarlo, el apagón es muestra fidedigna de ello.

Por último, es perentorio pujar con mayor fuerza y convicción el diálogo agónico, donde la legitimación del conflicto sea columna vertebral de la democracia venezolana.

 

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

 

 

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Trapo Rojo en Maiquetía

La llegada del autoproclamado el 04/03/19 por Maiquetía no era más que un vulgar trapo rojo para buscar de revertir la contundente derrota sufrida en la guerra de los cuatro puentes ubicados en la frontera colombo-venezolana de Táchira. Es público y notorio que el eufemismo de la supuesta “Ayuda Humanitaria” fue estruendosamente desmontado. La foto filtrada donde aparece el autoproclamado, Almagro, Piñera y Duque quedó sembrada en la psiquis de la oposición nacional e internacional como símbolo de derrota y desesperanza. Ellos, tratando de  reivindicarse ante la corporocracia inventaron una gira del autoproclamado por países del grupo de Lima (recibimiento que no contó  con un protocolo y un ceremonial propios de un jefe de Estado y Gobierno) para tratar de matizar ante sus descocados seguidores los efectos de tan evidente derrota.

Previo a la llegada del autoproclamado por Maiquetía, Patricia Janiot realiza una entrevista a Elliott Abrams el 01/03/19 donde señalaba “que no  harán uso de la fuerza para introducir la ayuda humanitaria ni en caso de que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, sea arrestado al regresar a su país”. De esta forma, se aupaba el arresto del autoproclamado quien era esperado por una delegación de embajadores: Alemania, Rumania, Francia, Países Bajos, Portugal y una artillería comunicacional. Ambos actores (medios y embajadores) eran los encargados de amplificar y cacaraquear nacional e internacionalmente la detención del autoproclamado. Así justificarían nuevas acciones internacionales contra el pueblo venezolano e internamente era un estimulante para que los seguidores antichavistas calentaran la calle. Dato importante a destacar es que la corporocracia  y el grupo de Lima no recibieron al autoproclamado en Maiquetía, probablemente porque el gobierno constitucional de Nicolás Maduro rompió relaciones diplomáticas con ellos. También es pertinente señalar que el autoproclamado llegó en el vuelo comercial 222 de Copa Airlines procedente de Panamá, el cual no aterrizó por rampa 4 donde han llegado históricamente los vuelos oficiales.

Es importante pasearse un momento por los escenarios en caso que el Gobierno hubiera embestido el trapo rojo de la detención del autoproclamado:

Las transnacionales de la desinformación hubieran saturado el espacio comunicacional posicionado la matriz de opinión de que el gobierno venezolano apresó al “presidente interino”. Que en Venezuela se había perpetrado un golpe de Estado. Que se había roto el hilo constitucional. Que el pueblo en las calles manifiesta a favor del autoproclamado. En fin, la aprensión del autoproclamado probablemente hubiese sido la chispa que necesita la corporocracia, sus gobiernos satélites y la oposición-MUD para tratar de seguir sosteniendo una batalla nacional e internacional que hoy tiene perdida.

Además, hurgando un poco sobre la naturaleza jurídica del autoproclamado, él no tiene orden de captura. Es verdad que tiene un procedimiento judicial aperturado, pero no hay sentencia. Y no podría haberla si antes no se allana la inmunidad parlamentaria del diputado de la AN; por tanto, apegado a lo expresado en el ordenamiento jurídico venezolano, propio de un Estado Democrático, el autoproclamado no debía ser detenido, más aun, no es competencia del ejecutivo nacional su detención, sin embargo, si podría solicitarla. Solicitud que responde más a variables políticas que jurídicas, tanto así, que la no solicitud de la aprensión del autoproclamado dejó atónitos y estupefactos a la corporocracia, la comunidad internacional, la oposición-MUD, y al mismo Chavismo. Más aún, permitió disfrutar el asueto de carnaval y culminar una semana sin mayores sobresaltos.

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Gobierno debe solicitar la Ayuda Humanitaria

Hemos escrito sobre los principios que rigen la Ayuda Humanitaria según la ONU, pareciese que Venezuela no entra en esa calificación, sin embargo, es en torno a la “Ayuda Humanitaria” donde pivotea la confrontación política entre la corporocracia estadounidense, sus gobiernos satélites y el Gobierno bolivariano.

Hasta ahora, la corporocracia no ha logrado persuadir a la ONU y a otros organismos internacionales, por ejemplo la Cruz Roja, para que declare la crisis humanitaria en Venezuela, y así justificar el ingreso trasnacional al territorio para quebrantar el orden constitucional. Recordemos que los EEUU impulsan un Estado Paralelo con la intención de crear las condiciones objetivas y subjetivas que justifiquen una intervención militar para derrocar y/o extraer al presidente Nicolás Maduro, tal como lo señaló John Bolton.

La “Ayuda Humanitaria” es para la corporocracia el arma de guerra para aplicar la operación caballo de Troya, para el gobierno (apoyándose en el derecho internacional y el protocolo para acceder a ese recurso logístico) símbolo de resistencia y racionalidad. Lo cierto es que la “Ayuda Humanitaria” logró posicionarse en el imaginario colectivo como el símbolo político a ejecutar, en el caso de la corporocracia, y de evitar, en el caso del gobierno; es decir, si ingresa “Ayuda Humanitaria” moralizará las fuerzas invasoras y aliados nacionales, y de evitarlo, la desmoraliza. Por tanto, estamos en presencia de un juego suma – cero. El sobredimensionamiento de la “Ayuda Humanitaria” puso a los actores políticos conflictuados  (Corporocracia vs Chavismo) en una encrucijada.

En este orden, la Ayuda Humanitaria es el talón de Aquiles de ambos sectores, la guerra psicológica sobre el tema es tan aguda que caló en la opinión pública, por tanto, salir airoso en esa confrontación psicosocial es estratégico. El escenario de confrontación psicocomunicacional pone en desventaja al gobierno, su extensa frontera permisada para el tránsito peatonal es muestra clara de vulnerabilidad. El ingreso de “Ayuda Humanitaria” no es a través de una incursión militar directa, sino mediante maniobras comunicacionales donde se perciba que una multitud de venezolanos cruzan los puentes fronterizos (Simón Bolívar en San Antonio, Táchira; Santander en Ureña, Táchira; Unión en García de Hervía, Táchira; José Antonio Páez en El Amparo, Apure. El puente Las Tienditas en Ureña, Táchira que ha tenido un despliegue comunicacional significativo no está habilitado para ningún tipo de tránsito, por tanto, el ingreso de la “Ayuda Humanitaria” a través de él, es poco plausible, a menos que hayan decido incendiar la pradera) para recibir bien identificada  “Ayuda Humanitaria” de manos de la corporocracia estadounidense, gobiernos satélites y el autoproclamado.

Ante esta situación el gobierno debería repensar su postura sobre la Ayuda Humanitaria para desmontar la estrategia psicomunicacional que buscan desarrollar en las entradas de los puentes a Venezuela. En este sentido, solicitar como país miembro de la ONU, Ayuda Humanitaria, no es una opción desquiciada, sino más bien, el replanteo psicomunicacional de la Ayuda Humanitaria. En la solicitud  podría argumentar que recurre a ella, producto del bloqueo económico y financiero aupado por la corporocracia.

La ONU apegándose a los principios establecidos para acceder a la Ayuda Humanitaria está obligada a  negárselo, pero en caso de proceder la solicitud, el Gobierno bolivariano será el garante del acopio y distribución en el territorio venezolano, según principio establecido en la ONU. Efectuada la solicitud no solo desmontarían el eufemismo que esconde la “Ayuda Humanitaria”, sino también el concierto de “solidaridad y hermandad” a realizarse en Cúcuta el próximo sábado 23 de febrero.

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Ayuda humanitaria o intervención militar?

He escrito varios artículos señalando el impulso de un Estado paralelo en Venezuela, promovido por la corporocracia estadounidense y algunos descocados venezolanos. La tarea a cumplir por el Estado paralelo es “legitimar” el golpe de Estado en desarrollo. Importante señalar que desde el mismo momento en que la Revolución Bolivariana asume la conducción de la República, las conspiraciones para derrotar al gobierno es el primer punto a desarrollar en la agenda de los EEUU y sus gobiernos satélites. La puesta en escena de diferentes modalidades de golpes de Estado “suave”, (petrolero, renuncia del presidente, guarimbas, contrabando de extracción, desabastecimiento inducido, bloqueo económico, comercial y financiero, etc), son clara evidencia de lo asediado que ha sido el proceso político venezolano. Asimismo, han promovido diferentes modalidades de falsos positivos con países vecinos (Colombia, Guyana, Brasil) para provocar conflictos que justifiquen una coalición guerrerista internacional que nos agreda.

Hoy nuevamente intentan derrocar al Gobierno chavista. Lo desacertados que han sido en todos los intentos anteriores, obligó a los EEUU a dejar la retaguardia y  encarnar la vanguardia. Esta ofensiva tuvo a escasos 20 días la intervención militar como una de sus primeras opciones, pero lo grotesco en el desarrollo de la estrategia intervencionista hizo que aliados de la corporocracia  en la OEA, ONU, Unión Europea, Unión Africana, entre otros, no se sumaran, por ahora, a las pretensiones imperiales. No obstante, Donald Trump y John Bolton han declarado que la “intervención militar sigue sobre la mesa”, y emprenden un nuevo plan para derrotar e invadir a Venezuela: “la ayuda humanitaria”.

La ONU establece unos supuestos para otorgar la ayuda humanitaria. A continuación algunos de los principios:

  • Que haya ocurrido una catástrofe natural. A Dios gracias, en Venezuela nuestro pueblo cohabita armoniosamente con la naturaleza.
  • Que haya ocurrido una guerra armada. Hasta ahora, neutralizada por el gobierno y el pueblo bolivariano.
  • Respeto a los principios de humanidad, imparcialidad, independencia, y neutralidad. Es un hecho público, notorio y comunicacional la transgresión a todos estos principios.
  • Que sea ajeno a intereses políticos, económicos y militares. John Bolton dejó claro el interés de los EEUU en nuestras riquezas petroleras y minerales.
  • Que el Estado miembro, “objeto de la ayuda humanitaria” a través de sus voceros legítimos, haga la solicitud. Antonio Guterres ha declarado que el gobierno de Nicolás Maduro no ha suscrito petición al respeto.

Obsérvese que ningunos de los supuestos para otorgar ayuda humanitaria se cumplen, sin embargo, los EEUU y sus aliados nacionales e internacionales  insisten sobre ella. Nos preguntamos ¿qué esconde la “Ayuda Humanitaria” que ofrece los EEUU y sus gobiernos satélites? Pareciese es una nueva modalidad para transgredir la soberanía territorial, así como, complementar mediáticamente y de facto, las condiciones internas (conmoción social) para materializar una intervención multinacional, bajo la excusa de que el gobierno chavista neutraliza, deporta y detiene a grupos que integran la “misión humanitaria”, cuando la verdad que es una invasión encubierta. Supuesto plausible porque cualquier ciudadano que no cumpla con los protocolos diplomáticos es detenido y deportado como en  cualquier país del mundo. Por eso, insisten en el reconocimiento del autoproclamado para que desde la “Nueva Arquitectura Institucional” y/o Estado paralelo cumplan la orden de Trump, comenzando así, la balcanización de nuestra amada Patria.

Ante ello, se recomienda lo siguiente: inscribirse en la Milicia bolivariana; integrarse y militar en la Unidades Populares de Defensa Integral (UPDI); mantenerse informado verazmente; no reproducir información que quebrante el espíritu de la unidad patriótica del pueblo; conocer bien el territorio; mantener informados, movilizados y entrenados a los habitantes de su poligonal; por último, mantener la calma y la moral muy en alto.

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Golpe Suave: Nueva Institucionalidad en Venezuela

Inter-Extraterritorialidad Institucional es un artículo publicado en días pasados, en el cual se señalaba entre otras cosas que los EEUU impulsaban desde hace bastante tiempo una “Nueva Institucionalidad en Venezuela”  para “legitimar” cualquier agresión en el territorio venezolano, surge así, el Tribunal Supremo y la Fiscalía en el “exilio”, como también un autoproclamado presidente, todos anclados a una AN en desacato.

Esta “Nueva Arquitectura Institucional” y/o para-Estado se puso a prueba entre los días 23 y 26 de enero. Ellos esperaban que la OEA, ONU y su Consejo de Seguridad así como,  la UE en bloque, desconocieran casi por unanimidad al presidente constitucional Nicolás Maduro, y que reconocieran al autoproclamado presidente. Esa “Nueva Arquitectura Legitimada” sería el aval para que el gobierno corporocrático estadounidense depusiera del ejercicio constitucional al presidente Nicolás Maduro. El jefe del Comando Sur de EEUU, Craig Faller, declaró: Hay dos maneras de resolver este tipo de problemas. En 1989 nosotros sacamos a Manuel Noriega de Panamá (…). Al final de la década de los 80 (…) nosotros organizamos su salida y le garantizamos a Ferdinand Marcos que no sería enviado de nuevo a Filipinas para ser juzgado (…). Por su parte, el  consejero de Seguridad John Bolton afirmó: “Le deseo un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela. Y que cuanto antes aproveche esa oportunidad, más probable será que pueda tener un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita, en lugar de estar en otra zona playera como Guantánamo” haciendo referencia al presidente constitucional Nicolás Maduro, entre muchas otras declaraciones similares, dejan en evidencia la intención política  y militar de EEUU.

La agresión militar transnacional en este momento está en revisión, la “Arquitectura” diseñada por los EEUU para justificar la agresión contra nuestra nación dista sustancialmente de la idiosincrasia del pueblo venezolano, allí su primera derrota y, en el plano externo la violación descarada y grotesca del derecho internacional por parte de la Corporocracia ha obligado a gobiernos desafectos al Bolivariano a pronunciarse por salidas no injerencistas, no intervencionistas, no militares (como Grecia e Italia, por ejemplo). Sin embargo, durante una entrevista realizada el domingo 3, el presidente Trump  señaló que la opción militar sigue sobre  la mesa; pero observado el desarrollo del conflicto pareciera que una intervención clásica (militar) o mixta (cívico-militar) es poco plausible en este momento, por eso el reacomodo de la estrategia imperial para seguir impulsando lo que he llamado  Nueva Arquitectura Institucional y/o el Para-Estado. En esta oportunidad tratarán de crear un CNE paralelo que convoque “nuevas elecciones presidenciales”, para buscar la profundización de la psicosis, sobre todo en sus seguidores ya bastantes descocados, para generar densas tensiones y perturbaciones que auspicien la crisis política y social que rebase la institucionalidad consagrada en la Constitución y de este modo intentar justificar la injerencia transnacional. En este orden, el gobierno debe seguir documentando a la dirigencia alta, media y baja de la revolución, sobre la situación política que atraviesa la Patria, así como, instruir cursos de acciones ante algún hecho sobrevenido. Y, la militancia debe reunirse en su cuadra, vereda, pasillo, consejos comunales, comunas, entre otros, para poner a tono su área de influencia.

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Inter-ExtraTerritorialidad Institucional en Venezuela

La semana pasada publiqué un artículo titulado “Nueva modalidad de golpe de Estado en Venezuela” donde señalaba que había en desarrollo un golpe de Estado contra la democracia venezolana que en escasos días conoceríamos la magnitud e intensidad del mismo, pero que precisar su modalidad es poco plausible entre otras razones, porque está en movimiento. Sin embargo, podríamos atrevernos a realizar algunas aproximaciones dado que la barbarie comienza a mostrar algunas de sus características. Para ello, revisaremos algunas modalidades de golpes de Estado para llevar a cabo esta tarea

El golpe de Estado clásico o militar pareciera tener pocas probabilidades, el alto mando militar ha manifestado en reiteradas oportunidades su apego a la Constitución y al orden democrático. Ayer el ministro de la defensa G/J Vladimir Padrino López en una marcha de carácter administrativo en Fuerte Tiuna señalaba: Nosotros los estamos esperando, nosotros estamos esperando a los violentos, a los mercenarios y a quien quiera o pretenda meterse en la República Bolivariana de Venezuela”; por tanto, el golpe cívico-militar también tiene pocas probabilidades, no solo por la indisposición del estamento militar sino porque, la civilidad apuesta a salidas políticas apegadas a la Constitución y a la paz. No obstante, hay un conjunto de acciones puestas en escena por los EEUU y sus colaboradores locales enmarcados en lo que denominaron “golpe suave, golpe blando, golpe encubierto o golpe no tradicional”, aplicado en Yugoslavia, donde un grupo de “estudiantes” tensiona las calles y derrocan a Milosevic, en el contexto de una cruenta guerra para destruir el Estado – Nación.

En Venezuela han aplicado todo el manual de golpe “no violento” escrito por Sharp, hasta ahora sin el objetivo principal consumado (echar y extirpar al chavismo del poder institucional), recordemos algunos: golpe petrolero, secuestro al presidente Chávez, guarimbas, magnicidio, paramilitarismo, bloqueo y guerra económica, desabastecimiento, e incluso en marcha la guerra civil molecular. Ahora prueban una nueva modalidad de golpe de Estado: “Inter-ExtraTerritorialidad Institucional”, vale decir, un poder local (Asamblea Nacional) que cohabita con “poderes” prófugos en el exilio (Fiscalía y Tribunal Supremo de Justicia) para “legitimar” al autoproclamado presidente de Venezuela; ellos bajo la tutela del gobierno extranjero guerrerista y sangriento de los EEUU, pretenden crear las condiciones perceptivas y disuasivas en el ámbito internacional para justificar una acción militar contra Venezuela, donde la opinión de la OEA y Consejo de Seguridad de la ONU es baipaseada por considerar que desconocen la realidad política y social de nuestra nación y/o cualquier otro argumento que se le ocurra a los EEUU.

Los que ponen en duda los intereses geoeconómicos de la Corporocracia de los   EEUU, en la última sesión de la OEA y de la ONU, la mayoría coincidían en la no injerencia en los asuntos internos de Venezuela, el dialogo, la negociación y acuerdos; ambas sesiones promovida por Mike Pompeo, secretario de Estado de los EEUU, que  inmediatamente después de derrotado en el plano diplomático no solo reconoce al autoproclamado Juan Guaidó como presidente interino, sino que John Bolton declara que cualquier intimidación contra Guaidó recibirá “una respuesta significativa”,  asumiéndolo casi como  personal diplomático;  y a escasos dos días, al mejor estilo de los forajidos del viejo oeste de Norteamérica asaltaron los bienes materiales y financieros del pueblo venezolano (PDVSA-Citgo), dejando claro el interés que tienen en nuestros recursos.

Es notorio que la situación política es muy delicada, no porque no asista la razón al Estado Venezolano y a la comunidad internacional que apegados a los protocolos diplomáticos abogan por salidas consensuadas, democráticas y no injerencistas, sino porque tenemos un enemigo bien apertrechado, guerrerista y esquizofrénico y una oposición infantil, entreguista e irresponsable. Ante este escenario debemos mantener la sindéresis,  informar al pueblo en su justa dimensión el momento que vive la República, convocar a los movimientos sociales, partidos y patriotas para desarrollar acciones de socialización y concientización del pueblo en general. Y aun con las dificultades financieras y el acoso político, el gobierno debe mostrar que gobierna, ama y se sacrifica por su pueblo y su Patria.

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistema y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nueva modalidad de golpe de Estado en Venezuela

En Venezuela se ensaya una nueva modalidad de golpe de Estado que fracasará, sí y solo sí gobierno y chavismo se encuentran, como en otras oportunidades en lo táctico y lo estratégico. En lo táctico, el gobierno debe aprehender a los “líderes” negativos que se mueven en los sectores populares, amedrentando las movilizaciones del chavismo así como el desarrollo de sus actividades cotidianas y el ejercicio del gobierno comunitario: atención social, foros, reuniones, distribución de las cajas Clap, etc. Existen por lo menos dos modalidades de estos “líderes” o voceros negativos: los que han sido entrenados y contratados para desestabilizar y/o generar violencia y aquellos que, aprovechando la coyuntura buscan posicionarse como cártel en determinadas zonas para luego establecer su “gobierno”, además de delinquir favoreciendo el  golpe de Estado en desarrollo.

En lo estratégico, el gobierno debe declarar guerra sin cuartel a la corrupción, la impunidad y la especulación, así como, terminar de afinar las políticas a implementar en torno a las fuerzas afectas a la revolución bolivariana en sus seis niveles: territorial (sector, vereda y cuadra), parroquial, municipal, regional, nacional e internacional. Estas acciones moralizarían sin duda al chavismo que pudiera estar acojonado y un tanto  desmotivado por percibir impunidad y permisibilidad en el ejercicio de gobierno. Estas acciones no pueden ser efectistas o no serán estratégicas, porque puede volverse a correr el riesgo de que el chavismo se desmovilice como ocurrió en las elecciones parlamentarias de 2015, revés electoral que por cierto, desaprovechó la oposición nacional e internacional.

Con relación al golpe de Estado en su nueva modalidad internacional que está en pleno desarrollo, en escasos dos días podrá calibrarse totalmente la magnitud y densidad del mismo. Sin embargo, para el momento en que escribo estas líneas, todo parece indicar que fracasará. En lo nacional, los poderes públicos nacionales, regionales, municipales y locales, así como la mayoría del pueblo venezolano (chavismo, biconceptuales, y opositores al gobierno pero, desafectos a la dirigencia opositora) manifiestan su apego a la Constitución bolivariana, a la democracia y al presidente Nicolás Maduro. En el ámbito internacional, el denominado Grupo o Cártel de Lima no logro obtener ni siquiera los 19 votos que obtuvieron en la última votación, por tanto, Gustavo Tarre Briceño quedó con los crespos hechos al igual Mike Pompeo quien se apersonó con la misión de  garantizar el quórum requerido para ir consolidando el Golpe de Estado en su nueva modalidad: internacional.

La Unión Europea se apega al derecho internacional, pues apuesta al diálogo, a la negociación y el acuerdo entre los venezolanos. China, Rusia, Turquía, entre otros, son enfáticos al señalar su apoyo a Nicolás Maduro. La convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU visualiza una estrepitosa derrota más para EEUU y sus aliados. En definitiva, fuera de nuestras fronteras, a excepción de los enemigos históricos de la Revolución Bolivariana, nadie más reconoce al autoproclamado Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

En lo nacional, los dirigentes políticos de oposición se hacen los sonsos, tanto que no se pronuncian como partido. Edgar Zambrano – AD quien ocupa la primera vicepresidencia no se ha juramentado como presidente de la AN, seguramente lo asumirá ante el vacío de poder público y comunicacional que existe en ella. La facción de Voluntad Popular que representa Guaidó no logra encontrar aliados que quieran ser parte de su “gabinete”, mientras la militancia opositora y desafectos al gobierno son tan incrédulos hacia los voceros o líderes de la oposición que se enchinchorran en sus hogares, para ver la nueva telecomedia que protagonizan.

Ahora bien, aún cuando todo parece indicar que el golpe de Estado en esta inédita modalidad internacional está derrotado, como hemos afirmado está en pleno desarrollo. Su principal actor, EEUU,  está descontextualizado, desesperado y desquiciado, elementos tensionantes para la paz de la República, sobre todo,  por lo apertrechada y guerrerista que es esta nación. Allí está justamente lo delicado de la situación, pues ante el desespero y la posible derrota del golpe de Estado, pudieran aventurarse en  una agresión militar contra Venezuela.

Ante este posible y transmutado escenario se presentan algunas sugerencias que podrían neutralizar aún más la esquizofrenia imperial. El chavismo NO debe abandonar el trabajo político y organizacional en los territorios Clap y Comunales; debe seguir informando a los habitantes de su poligonal de la difícil situación que atraviesa el país, a través de todas las vías comunicacionales posibles, organizando a la vez eventos públicos en repudio al golpismo y a favor de la paz. Los afines al gobierno deben seguir dando la batalla comunicacional y sobre todo, reencontrarse con el chavismo descontento para que sepa que todos siguen del mismo lado y comparten sus molestias. Los opositores NO deben permitirse ser nuevamente carne de cañón,  obligando a sus dirigentes a encausarse por los caminos de la democracia, el patriotismo y la sindéresis, evitando acompañar los llamados al enfrentamiento y, sobre todo, es necesario que comprendan que por sobre las diferencias políticas está la defensa de la paz interna: las bombas no discriminan los colores partidarios ni las diferencias ideológicas. Por último, el gobierno está obligado a seguir promoviendo canales de comunicación, donde el agonismo sea la columna vertebral y sustancial.

 

Huerfano, Jiuvant Geovat

Politólogo

Especialista en Sistema y Procesos Electorales

jghuerfano@yahoo.es

@jghuerfano

jiuvanthuerfano.wordpress.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario